Mis inicios

Ante todo os hablaré de mi maestro: Ricard Lozano y Busquets

Él fue la tercera generación de Hojalateros de su familia, su abuelo ya lo era.

El abuelo Lozano partió de Almussafes (Valencia) con su esposa e hijos y se instalaron en Badalona (Barcelona), donde montó una Hojalateria, alli trabajaron durante años realizando trabajos de todo tipo (aceiteras, medidores, utensilios de menaje, tambores de zinc que se usaban en lavadoras …) y también arreglaban utensilios (base de subsistencia de los hojalateros de siglos pasados), ya que,  no había tanta producción insdustrial como hay ahora. Cuando murió, sus hijos continuaron con el oficio, los tiempos habían cambiado, y con la incorporación de nuevos materiales como el acero inoxidable, y la ya temida producción industrial (por los oficios artesanales) hicieron que el oficio volviera a sufrir algún cambio.

Ricard Lozano (padre) compaginaba el trabajo de Hojalatero con la de Taxidermista, el oficio de Hojalatero empezaba a decaer.

Ricard Lozano (hijo, mi maestro) aprendió de pequeño trabajo que habían hecho su abuelo, y su padre y tíos jugando desde niño en el taller, pero ya era demasiado tarde, no se podía vivir de la hojalatería, aunque  los conocimientos no se pierden y el oficio tampoco.

Probó varias tareas todas relacionadas en cierta medida con el oficio (delineación, ajustador, comerciante …) y al final encontró un trabajo no muy relacionada con el oficio, pero le dejaba tiempo libre para hacer lo que le gustaba, el oficio de Hojalatero (Se hizo Guardia Urbano de Barcelona).

Por el taller que se montó en Badalona fueron pasando algunos aprendices, siempre tenía que tener alguien para enseñarle el oficio y compartir momentos cerca de la “bigornia”.

Ricard encontró una salida para el oficio, se dedicó a ir a las ferias que organizaban en los pueblos para realizar la muestra de su oficio, trabajaba en la calle y mostraba las piezas que fabricaba. Más tarde la gente que organizaba estos mercados le llamaban para asistir a sus fiestas (el oficio resurgia).

Con la aparición de las ferias temáticas de tipo Medieval, renacentista, de epocas pasadas en general, el oficio de Hojalatero pudo volverse a ver por las calles de muchos pueblos tal como había sido.

En 1997, conocí a Ricard (mi maestro), al comienzo no me interese mucho a qué se dedicaba, hasta que un día apareci no sé como en un mercado medieval que asistió en Nou Barris (Barcelona). Alli conocí un poco más a Ricard, era Hojalatero.

Días más tarde me invitó a ir a un mercado que organizaban el Castillo de Montsoriu situado en Sant Feliu de Buixalleu (Girona).

La primera pieza que hizo me dejó sorprendido, con un trocito de plancha hizo un “silbato”, y me faltó tiempo para intentar hacer uno.

Al tercer o cuarto intento ya sonaba (la cosa funcionaba), vi como soldado una aceitera, como trabajaba la plancha ….., y sobre todo como disfrutaba enseñando a la gente que paseaba por allí, que el oficio de Hojalatero todavía existía.

A la semana siguiente ya estaba yendo a su tallercito esta vez situado en Dosrius (Barcelona), sin darme cuenta me convertí en su aprendiz.

En Agosto del año 2001 me estrené, Ricard me propuso de salir a la calle, ir a un mercado medieval y mostrar a la gente el oficio de Hojalatero, el mercado escogido fue el de Castell d’Aro ( Girona). Vi que este oficio era y es, todavía, un oficio muy valorado por la gente mayor y de mediana edad, pero que la gente joven, y sobre todo los niños, pueden perderse un oficio que había sido básico para el desarrollo de los pueblos, sobre todo los pueblos pobres, y limitados en recursos.

Desde entonces he estado viajando tal como había hecho Ricard dando a conocer un oficio a los más pequeños, y recordando a los más grandes que aún hay hojalateros que realizan trabajos como se hacía antiguamente.

En el año 2006 se le otorgo la carta de Maestro Artesano (http://usuarios.lycos.es/oficis/experiences.html) seguramente uno de los últimos hojalateros reconocidos por el centro Catalán de Artesanía.

En Diciembre del 2006 Ricard nos dejó a la edad de 54 años, pero el oficio que tanto le había hecho disfrutar no se ha perdido, aunque no hayamos tenido más tiempo para seguir trabajando juntos, intentaré que esta herencia que me ha dejado no se pierda, y continúo con el oficio que tantos buenos momentos nos dejó.

Esta pequeña presentación es en recuerdo del que fue y será siempre mi Maestro: Ricard Lozano y Busquets.

¿Por qué Hojalateria tradicional?

La definición exacta de Hojalatero, es aquella persona que trabaja, fabrica, repara y / o vende utensilios de hojalata, a partir de la aparición de la lata que no es más que una plancha de acero muy fina recubierta de una capa de estaño, la función de esta capa de estaño no es otro que protegerla de la oxidación. Quizá a consecuencia de la transformación de otros oficios muy antiguos que también trabajaban el metal, como Fundidores, Repujadores, Forjadores y otros, y Aprovechando la aparición de la lata, allá en el siglo XIV hizo posible que se denominara Hojalatero como tal. Posteriormente y como rama del oficio de hojalatero salieron otros como el emplomador.

Las tareas de hojalatero que realizo corresponden con la de los hojalalateros de principios del siglo XVIII con la característica de que eran nómades, es decir, viajaban por los pueblos con la función de reparar, mantener y adecuar los utensilios cotidianos ya sea de los hogares o herramientas del campo. Con la Revolución Industrial en el siglo XIX todo cambió y se situaron en las ciudades prósperas contribuyendo en las fabricaciones para usos más concretos, pero que finalmente se convirtió en su desaparición.

El Hojalatero Tradicional en el siglo XXI:

El trabajo que hago por ahora sólo es reconocida con mi participación en ferias y mercados en todos los territorios haciendo muestras de oficio de Hojalatero, donde trabajo y comercializo mis productos realizados íntegramente a mano. Pero esto me ha hecho ver que el oficio está como se diría familiarmente en las últimas. En estas ferias se puede ver a mucha de la gente mayor que recuerda que en su pueblo había un Hojalatero o que éstos iban de pueblo en pueblo a arreglar los utensilios y que los esperaban con trabajos para hacer, O la gente de mediana edad que tienen conocimiento de mi oficio porque había una Hojalatería en su ciudad. La de veces que me han dicho que su abuelo o padre había sido Hojalatero y lo mejor de todo de este contacto directo es cuando me felicitan por mi trabajo teniendo en cuenta la edad que tengo. Uno de los comentarios más comunes entre la gente joven es muy amenudo el de que hay máquinas que hacen la misma tarea y más económico, es oir eso lo que a veces me hace plantear el continuar o no con este oficio.

Pero pese a ello, lo más importante que realizo es la función didáctica con las generaciones más pequeñas, los niños. Explicar en qué consiste el oficio de Hojalatero y enseñarles un oficio artesano en las ferias es la tarea más gratificante, cuando escuchan atentamente y la mirada se les va a la bigornia para asistir a la transformación de una simple plancha de metal en algun utensilio … es lo mejor que hay. También he asistido a centros educativos para hacerles muestras de oficio y la sorpresa siempre ha sido la misma. No hay que dejar de lado la exposición y venta de los productos que fabrico, el 90% de fabricacion, se elavoran a partir de una plancha de acero inoxidable (material muy actual). La producción artesanal de estos tipos de trabajos tiene el  inconveniente de que no puedes competir haciendo unas grandes producciones de piezas en concreto, pero tiene la ventaja por otra parte, que puedes llegar a hacer unas piezas muy concretas en pequeñas cantidades, lo que supone tener un pequeño mercado con productos que no se encontrarán sobreexplotados y que si interesase  se les podrían hacer modificaciones en tamaños, formas, capacidades, etc …, que la industria no está dispuesta a hacer.

¿Desde cuando?

En el año 1997 empecé a aprender el oficio de Hojalatero con mi maestro Ricard Lozano y Busquets (tercera generación de Hojalatero en su familia y reconocido como Maestro Hojalatero en el año 2006 por el Centro Catalán de Artesanía) .

Dos años de aprendizaje de este oficio “combinado” con otros, hizo que valorase una plena dedicacion a este oficio, y decidí formarme exclusivamente en este ..

Desde el año 2000 y con el respaldo de mi maestro estoy realizando muestras de oficio de hojalatero en mercados y ferias, primero empecé por pueblos y ciudades de Cataluña y posteriormente por todo el territorio español, que consisten en realizar las tareas básicas deun Hojalatero, y hacer una labor divulgativa al mismo tiempo.En este periodo de tiempo he podido tener muchas formas de promocionar mi oficio, ya sean ferias temáticas (modernistas, de bandoleros, renacentistas etc …), ferias expecificas (feria del botijo de argentona, feria Degusta en el stand de Artesanía de Cataluña etc …), o bien ferias de artesanía.

'